Saltar al contenido

“BERNUYTOS EN AGUILAR DE LA FRONTERA”

“BERNUYTOS EN AGUILAR DE LA FRONTERA”

Para afianzar lazos, para fortalecer el hermanamiento entre el IES Vicente Núñez de Aguilar de la Frontera y el IES Don Diego de Bernuy de Benamejí, nuestro alumnado de 3º de la ESO fue invitado, el pasado 15 de diciembre, a visitar y disfrutar de una jornada en dicho pueblo; acompañados de alumnos de su edad y profesores que dirigieron de manera magistral todas y cada una de las actividades organizadas. Gracias sobre todo a Manolo García, compañero en el IES Vicente Nuñez, tuvieron la oportunidad de conocer historias, personajes históricos, lugares emblemáticos de Aguilar y vivir cada instante del día, pese a la niebla y al frío, con ilusión y sonrisas, con la energía máxima  que los caracteriza.

Las tutoras de dichos grupos, por suerte, pudimos compartir con ellos esta experiencia  que fue, sin duda alguna, un encuentro intenso y gratificante que favoreció el enriquecimiento social y cultural en nuestro alumnado;  fuimos testigos de que el hermanamiento entre dichos centros les da la oportunidad a ambos de llevar los valores más allá de las aulas, más allá de lo académico y eso les otorga identidad propia, los engrandece en su labor docente. Y entre juegos, risas, nuevas amistades…se trabajaron actividades de forma interdisciplinar de lengua, historia e inglés, quizá ellos no eran conscientes de que estaban aprendiendo al tiempo que disfrutaban y lo pasaban bien.

Para empezar el día, Manolo nos dio una afectuosa acogida y nos condujo a la Plaza Ochavada donde entre poemas de Vicente Núñez aprendimos historias y curiosidades del hermoso entorno. Allí, bajo los inmensos arcos de la plaza y para resguardarse de la fina lluvia, empezaron a fraguarse las primeras amistades.

Fuimos después a disfrutar de nuevas leyendas a un centro cultural en la plaza donde se sitúa la Torre del Reloj; tras oír una misteriosa historia, Pablo y Jorge, alumnos del IES Vicente nos sorprenden con unos magníficos monólogos que arrancan nuestras sonrisas y  risas. En este momento las relaciones se hacen más intensas cuando, de manera improvisada, nuestro alumnado interactúa en la actividad y Marina Nuñez, de 3ºC, se atreve a subir al escenario y nos regala un monólogo con el que nos sentimos identificados al oír situaciones cotidianas en la Navidad. Enhorabuena, Marina. Enhorabuena, Jorge y Pablo.

Era hora de desayunar y mientras esperábamos los riquísimos bocatas, unas escalinatas, en un precioso parque, se convirtieron en el lugar ideal para hacerse  fotos, fotos, fotos y más fotos. A partir de este momento ya no había dos centros educativos distintos sino un grupo de adolescentes integrados que seguían desafiando al mal tiempo con sus ganas de conocerse mejor.

Seguimos nuestro recorrido hasta el castillo, donde muy gentilmente, la profesora y alumnado de un ciclo de repostería nos explicaron cómo trabajaban y nos invitaron a degustar ricas galletas, magdalenas y tartas.

Llegó la hora de conocer la historia de aquel increíble paraje y de vivir un momento competitivo que se convirtió, sin proponérselo, en una lucha por conseguir un triunfo a lo que diese lugar. Y es que, sin que hubiera como recompensa ningún premio, ambos centros participaron animadamente en un Pasapalabra de temas históricos, demostrando cuánto aprenden y cuánto saben. El resultado final: 15 aciertos a 18, dejando como claros campeones a…¡nuestros bernuytos! La euforia se apoderó de su ánimo, y nos contagiaron de su alegría.

Poco a poco pasó la mañana, se escurrieron las horas sin que hubiera ni un solo momento de aburrimiento, ni un momento de quejas o protestas. De nuevo en la Plaza Ochavada llegó la hora de una despedida que costó, una despedida larga, de intercambio de números de teléfono y direcciones de redes sociales, una despedida que se encumbró con una improvisada y clásica canción: “Adiós con el corazón, que con el alma no puedo…” Una despedida que dejó un “ os esperamos en El Bernuy” como la esperanza de volver a compartir momentos, inolvidables momentos sin lugar a dudas.

Gracias al IES Vicente Núñez, gracias a Manuel García, por su dedicación y atención, por sus historias y su agradable trato;  gracias a las responsables del castillo, al ciclo de repostería, a nuestro alumnado y al alumnado de Aguilar porque entre todos hicieron posible un día especial, un día que afianzó lazos y fortaleció nuestro hermanamiento.

Ana María Díaz Cerrillo.

Deja un comentario

Secured By miniOrange